PHILLIS WHEATLEY

Elle s’appelait Phillis, car c’était le nom du bateau qui l’avait amenée, et Wheatley, qui était le nom du marchand qui l’avait achetée. Il était né au Sénégal. À Boston, les esclavagistes l’ont mise en vente :

« Elle a sept ans ! Elle sera une bonne jument ! » disaient-ils.

Elle a été palpée nue, par beaucoup de mains.

À 13 ans, il écrivait des poèmes dans une langue qui n’était pas la sienne. Personne ne pensait qu’elle était l’auteur. À l’âge de vingt ans, Phillis est interrogée par un tribunal de dix-huit hommes en toge et perruque. Il doit réciter des vers de Virgile et Milton et quelques messages bibliques et jurer que ses poèmes ne sont pas plagiés. D’une chaise, elle a passé son long examen, jusqu’à ce que le tribunal l’accepte : C’ÉTAIT UNE FEMME, UNE FEMME NOIRE, UNE ESCLAVE, MAIS UN POÈTE.

Phillis Wheatley, a été la première écrivaine afro-américaine à publier un livre aux États-Unis

&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Ella fue llamada Phillis, porque así se llamaba el barco que la trajo, y Wheatley, que era el nombre del mercader que la compró. Había nacido en Senegal. En Boston, los esclavistas la pusieron en venta/:

“Tiene siente años! ¡Sera una buena yegua!”, decían ellos.

Fue palpada desnuda, por muchas manos.

A los trece años, ya escribía poemas en una lengua que no era la suya. Nadie creía que ella fuera la autora. A los veinte años, Phillis fue interrogada por un tribunal de dieciocho ilustrados caballeros con toga y peluca. Tuvo que recitar versos de Virgilio y Milton y algunos mensajes de la biblia y jurar que sus poemas no eran plagiados. Desde una silla, rindió su largo examen, hasta que el tribunal la aceptó: ERA MUJER, ERA NEGRA, ERA ESCLAVA, PERO ERA POETA.

Phillis Wheatley, fue la primera escritora afroamericana en publicar un libro en los Estados Unidos

LOS DESEOS DE JACQUES BREL

« Le deseo desear.
Le deseo anhelar.
La felicidad ya es querer.

Como en el derecho penal, la intención vale la pena.
El solo hecho de soñar es ya muy importante.

Les deseo sueños a nunca terminar.
Y el ánimo febril de algunos realizar
Les deseo amar lo que se debe amar
Y olvidar lo que se tiene que olvidar.

Le deseo pasiones.
Les deseo silencios.
Les deseo cantos de pájaros
Y risas de niños al despertar

Les deseo el respeto a las diferencias
Porque de otros, sus méritos y valores
A menudo están por descubrir
Les deseo que resistan el estancamiento, la indiferencia
Y las virtudes negativas de nuestro tiempo.

Finalmente les deseo que nunca renuncien a la búsqueda,
A la aventura, a la vida, al amor, porque la vida es una magnífica aventura.
Y nadie que sea razonable, debería renunciar
Sin librar una dura batalla.
Les deseo sobre todo ser ustedes mismos, 
Orgullosos de serlo y felices,
Porque la felicidad es nuestro verdadero destino. »

Jacques Brel (1968)

(Traducción no oficial)